Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.




12.9.16

PREPARANDO LA MALETA DE CLASE
M Rosa SERDIO
Aunque una ande a algunas otras cosas, bien es sabido que, quienes amamos la profesión, siempre estamos en las mismas. Y, como hoy es último día de vacaciones, a mí se me van las manos, como siempre, a lo que quiero regalar mañana, que es nuestro primer día de clase: a los libros que fui coleccionando de aquí, de allá y de todas partes, a las efemérides literarias que seguro se celebrarán en la Biblio y en clase, a algunas sorpresas..., a unos sobres de colores con poemas recientes de un nuevo libro para picar la curiosidad, a unos lápices que repartiré para estrenarnos escribiendo conjuros y deseo...¡Para, para, me digo! ¡Pero si ya no es necesario que prepares, que ordenes y enumeres, que busques esa página que señalarás con esa pegatina especial, para encontrarla justo en el momento oportuno! Deja de dar vueltas al desordenado sofá donde hay de todo lo que ya no precisas. ¡Pero si ya no vas a clase!
Entonces, justamente, caigo en la cuenta de que mañana mismo, sin falta, tengo que dedicarme a otras actividades mucho menos emocionantes que abrir mi aula y poner una música para echar al verano hacia lo alto y despedirlo con la mano mientras quito las hojas del calendario hasta llegar al día 12 de septiembre.Y ahí pararme a desear a mi gente, ésa que va a clase como unas castañuelas, pasando de tanto desajuste como nos sobrevuela, que siga sin descanso poniendo sobre la mesa la rosa fresca en el florero y la caja de bombones para el recreo.
Mañana es el buen día. Espero que lo sea para todos como para mí lo fue siempre. Y aún es siempre todavía.

29.6.16

ENTREVISTA PARA "SOÑANDO CUENTOS"

Hoy os traemos la entrevista que amablemente nos ha concedido la maestra y poeta asturiana, Mª Rosa Serdio.
Con motivo de la reciente publicación de su último libro "Bolso de niebla", que ha ilustrado Julio A. Blasco y ha sido editado por Pintar-Pintar, hemos aprovechado la ocasión para preguntarle sobre este nuevo libro y otras cuestiones relacionadas con la poesía, su gran pasión (tan apasionada es que como docente propone la lectura de un poema al día como borrador de la monotonía).
Sin más, os dejamos con su entrevista:

1. ¿Nos puedes contar qué podrá el lector encontrar en tu nuevo libro “Bolso de niebla”?
Me gusta mucho pensar que cada lector va a encontrar libertad de acción y elección. Cada persona que se acerca al libro, y ya me lo han dicho varias veces, va dando sus vueltas por adentro, por afuera, regresa, tantea, susurra y lee en voz alta, acaricia, reflexiona y sonríe o se va con un runrún en el andar. Caminar en la niebla precisa dejarse llevar por las voces del texto. A veces ni los títulos te indican el camino. Y, más que seguro, cada lector hallará interrogantes y sorpresas.



2. Las poesías de este libro han sido ilustradas por Julio A. Blasco, ¿habéis colaborado en algún momento en el proceso de ilustración o se le ha dejado total libertad al ilustrador?
La palabra libertad es la bandera que ondea en este Proyecto desde el primer día. Y es una enorme suerte que Julio Antonio Blasco López haya sido el ilustrador elegido por Pintar-Pintar, con quien ya tiene editados otros dos libros estupendos. Esta decisión me ha ofrecido una gran emoción en el momento en que me la comunicaron, una tarde fantástica cuando vi las pruebas de imprenta y un agradecimiento constante. Sé de su Arte y de su compromiso en cada trabajo y en éste, además, ha echado el resto como puede apreciarse en cuanto se abre el libro.

3. ¿Cuándo empezaste a escribir?
Precisar el momento exacto es imposible. Quizá cuando empecé escuchar todo lo que se contaba y cantaba en mi casa y lo reescribía al hacerlo mío en privado o en público al volver a contar y a cantar con un público atento en un lugar de voces múltiples, de edades muy distintas, con una historia familiar plural, con personas que contaban muy bien, tenían buen oído, enseñaban a prestar atención. Siempre tuve buena mano, como suele decirse, pero ellos me enseñaron a contar con precisión e intención. Luego, profesionalmente, siempre pulí esa faceta y la compartí con mis alumnos ampliando nuestro bagaje literario juntos, una de las cosas que más valoro del proceso.
 
4. ¿Qué es para Mª Rosa Serdio la poesía?
Tengo una afición personal por guardar las definiciones que de la poesía han dado los poetas que me gusta leer. Y cada uno de ellos da su visión. Recomiendo un paseo por esas definiciones que, además, aportan un sentido esclarecedor a la lectura de su obra. Para mí es una pequeña voz que canta en la niebla, una rendija de luz que se cuela por la puerta apenas abierta y en la que bailan los mundos posibles por un instante. Estar presente y abierto para ver qué sucede. Elegir dejarlos por escrito o no…ya es otro asunto.

5. ¿Qué herramientas son necesarias para ser buen poeta?
La atención y la sensibilidad a lo que vibra son fundamentales. Saber ver donde apenas nada se mueve pero uno siente que algo está sucediendo o puede suceder. Ponerse bajo ese árbol del que habló Juan Gelman que no tiene ramas pero da sombra. Es difícil dejar una lista de cualidades pero, básicamente, es la posibilidad de sentir el mundo a través de una experiencia personal distinta.

6. ¿Poeta se nace o se hace?
Poeta es una de esas palabras de talla grande que, a veces, se conceden con demasiada alegría o en rebajas. Alguien que siente lo que hace, sea amasar barro o labrar un campo puede ser la encarnación de la palabra poeta. Ambas cosas son precisas: nacer al instante poético y estar disponible para fijarlo antes de que ya no sea. Uno se está creando a cada instante, se está revisando en su sentir y en su andar por el mundo. Creo que para ser poeta es necesario saberse múltiple y aceptar esas otras voces con compromiso. Otra cosa es escribir versos con más o menos fortuna.

7. ¿Qué crees que es más difícil, escribir narrativa o poesía?
Escribir es una cuestión de apertura, de darse el tiempo preciso para madurar y mantener el pulso que te propone lo que se está diciendo. Ambas son maneras diferentes de sentir la palabra como herramienta de comunicación con tiempos diferentes y organización distinta. Son pesos diferentes y distintos vuelos de la palabra. Lo que te convoca te indica el camino y el trabajo a seguir. El sentido y la suerte son determinantes para redondear o no la tarea.

8. ¿Cómo definirías a tu propia poesía?
Si algo pudiera decir de ella es que resulta clara, que invita a seguir el baile de las palabras sin enmarañar al lector pero sin ofrecerle tampoco facilidades en las que aburrirse. Los lectores más críticos hablan de unos textos de goteo, poblados de emoción, que juegan con el ritmo al paso de quien lee o escucha, que tiran de la vida en positivo, que ofrecen mundos imaginativos y que ofrecen cercana la posibilidad de la sorpresa. Algo más habrán de añadir los lectores que se vayan asomando a su interior.

9. Cómo ávida lectora que eres, ¿qué libros imprescindibles te llevarías a una isla desierta?
Siempre resulta complicado viajar con mucho equipaje a cualquier isla y desiertas… ¡quedan tan pocas! Cada vez hago maletas más básicas pero siempre llevaría un cuaderno donde poder anotar lo que el mar traiga para recordarlo si algún día regreso. Llevaría libros releídos para poder hacer fuego en la noche y ofrecerlos, poco a poco, a la nocturna suerte de vivir la aventura.

10. Sabemos que eres bastantes activa en las redes sociales ¿cómo crees que éstas están influyendo en el plano literario actual?
Ya he sido más activa de lo que lo soy actualmente. Mi blog de clase fue de los primeros del país que mostró y describió acciones concretas y comprobadas de lectura en aula y de encuentros con autores cuando nada había al respecto.
Este río que nos lleva, en el que todo está yéndose al instante, crea una dependencia de estar en pantalla que no es de mis favoritas aunque la utilice como persona de mi tiempo.
Creo que las redes han influido más en el aspecto comercial y que nos están dando una información apabullante por insistencia y continua novedad aunque, luego, se repiten los esquemas y los temas tratados con una asiduidad cansina y las librerías están desbordadas por este “efecto novedades”.

Sí, valoro especialmente la posibilidad que ofrecen las redes de mostrar textos y autores nuevos a públicos muy diferentes pero unidos por un lenguaje común, bien sea la imagen o el idioma pero hay un excesivo y continuo ruido de páginas nuevas en el que se mezclan muchas voces que, las más de las veces, resultan reiterativas. Las redes son adictivas como un escaparate de chucherías o un puesto de mercado donde se ofrece un panorama variopinto.
Agrada visualmente en un primer instante pero, si no se sabe leer en su fondo por antes haber viajado mucho por los libros que son de referencia, puede ser decepcionante y, conociendo los cebos habituales en el anzuelo actual, su exceso de oferta puede llegar a ser ensordecedor.
El lector ha de saber elegir qué se cree de lo que ve, lee o escucha y, sobre todo, distinguir si es humo en bonitos envases a precios que no siempre son equilibrados. Se agradecen páginas de referencias o que planteen temas de discusión y que vayan más allá de copiar la reseña editorial del libro o del compromiso con editoriales que facilitan, desinteresadamente, sus materiales. Y para ésas, sobran los dedos de las manos siendo muy benevolente.

11. ¿Nos puedes contar si andas en algún nuevo proyecto actualmente?
Siempre se anda tras de algún sueño nuevo, naturalmente. Tengo materiales suficientes para dos o tres libros más. Terminados están otros dos. Uno está ya a la espera de su fecha de publicación, el otro… tomándose su tiempo de maceración. Un libro es un azar probable pero no se sabe en qué tiempo sucederá. Siempre es cosa de que se encuentren los tiempos adecuados para todos.
 
La prisa nunca ha sido mi fuerte. En el aula y en la vida los tiempos son los que son y hay que cumplirlos en todas su fases porque no es cuestión de empujar al azar. Al menos nunca ha sido ni es mi estilo empujar la llegada de la Primavera aunque sí disfrutar pausadamente de lo que el trabajo paciente vaya consiguiendo. Me ha funcionado y me funciona.
Muchas gracias Mª Rosa, por concedernos esta interesante entrevista.
http://sonandocuentos.blogspot.com.es/2016/01/entrevista-hablamos-de-poesi-con-m-rosa.html

24.6.16

VERSOS... ¡PARA UN LIBRO DE VERSOS!

Todos los que ya han leído "Bolso de niebla" sé que sonreirán cuando lean estos versos.
Estar en el secreto de algo nos hace cómplices y, cuando se trata de un libro de versos, los guiños de otro poeta se valoran mucho más. El poeta Juan Carlos Martín Ramos, autor de larga trayectoria poética y poseedor de los galardones más valorados de la Poesía Infantil española, tiene una afinada visión del libro que nos ofrece, cariñosamente, en este poema.
Y los autores, Mª Rosa SERDIO, Julio Antonio BLASCO y la Editorial Pintar-Pintar se las agradecemos especialmente.
VERSOS PARA UN "BOLSO DE NIEBLA"
Ya lo ha dicho Rosa Serdio,
si se quiere ser poeta,
hay que ir al fin del mundo
-como Alberti- en bicicleta.
Si se quiere ser poeta,
Rosa Serdio ya lo ha dicho,
hay que ser o mariposa
o lector de Federico.
De todo, lo más urgente,
si se quiere ser poeta,
es jugar en la ciudad
con la luna y las estrellas.
Si se quiere ser poeta,
hay que hablar con un delfín,
despertar en las palabras
sus alas de colibrí.
Ya lo ha dicho, Rosa ha dicho
que, si quieres ser poeta,
debes vivir en un libro
con ventana y chimenea.
Rosa ha dicho que la rosa
de los vientos no se toca,
que hay que dejarla volar
libremente entre las hojas.
 
Y lo ha dicho por, si quieres
ser poeta, que lo sepas,
que en un verso importa igual
la música que la letra.
¡Rosa ha dicho tantas cosas!
Por ejemplo, Rosa ha dicho
que la escuela es poesía,
flor de tiempo, lento río.
Rosa ha dicho -¿o no lo ha dicho?-
que, si quieres ser poeta,
guardes todo el universo
dentro de un bolso de niebla.
Juan Carlos Martín Ramos

15.11.15

PALABRAS PARA UNA PRESENTACIÓN: HOY HACE UN MES A ESTA HORA

BOLSO DE NIEBLA. JUEVES, 15 de octubre de 2015
AURELIO G. OVIES
Cada día intuyo con más nitidez que el corazón que crece escuchando poesía se hace adicto a la belleza y más corazón y, aunque sensible eso sí, mucho más resistente y más fortificado contra los ataques del día a día. Por ello no me cansaría de repetir que los mayores necesitamos libros para vivir otras vidas, pero los pequeños necesitan libros para nutrir los primeros años de la suya y la de ese niño que todos llevamos dentro para siempre, porque es el alimento más precioso para nuestra psique y nuestro mañana.

Y por eso hoy estamos aquí, porque la poesía es una luz que nos permite percibir la niebla desde otra latitud y porque esa luz de la poesía es un Bolso insondable, generoso y desinteresado, en el que podemos derramar todos cuantos obstáculos nos echen la zancadilla o cuantas incertidumbres nos asedien y cuanto en sueños queramos invertir. De él podemos extraer inspiración salva-obstáculos o chispas de superación, o canicas de valentía o viento de comprensión.
En las concavidades de este bolso de la poesía, bien lo sabe Rosa Serdio, caben, con su tono confidencial y amigable, cuantos valores morales desprenda el que escribe o la cantidad de afecto que esperamos o poseemos como seres humanos. Amor en verso y ramas de ilusión. Y en este Bolso relucen esas lentejuelas desde las primeras entregas: amor a la palabra y amor a los demás. Amor a las letras y amor a la esperanza. Porque la poeta está al corriente de que la poesía en sí misma es una manifestación de amor  y para el amor y así lo expresan estas acertadas estrofas:
Si fuéramos mariposas,
poco duraría el olvido…
Subiría por el aire
y bajaría contigo.

Cruzaríamos el puente,
llegaríamos al río,
en una armónica danza
mientras durase el estío.

Sobre la col de la huerta
gozaríamos del sol,
en un abrazo de alas
viviría nuestro amor.

Pero solo somos niños,
niños de vuelo y arena,
y como dos mariposas
vamos juntos a la escuela.

Sobre el campo de las letras
aprendemos del color,
leemos a Federico…
¡Y soñamos nuestro amor!

La poesía, para todos los públicos, debe ampliarnos la percepción del mundo y transmitirnos su grandeza, con multitud de opciones para interpretarla y reinterpretarla. Rosa tiene maña para atraparnos con unos poemas donde armonizan y se complementan valores sociales y valores literarios, y unos poemas que emergen siempre de lo concreto, pero nos abren ilimitadas puertas a conceptos y experiencias. Hay en ella una inflexión llana, al alcance de todo el que lee, y otras vetas de significado para un lector más avispado y ducho. 
Sus poemas son un continuo guiño a los niños, un sólido compromiso con ellos en un viaje cómplice por todos recovecos de la poesía y su gramática, porque hay en este libro de poesía mucha poesía con mayúsculas, en la que late un gran bagaje de cultura y muchas horas de escuela. Todo está junto a todo. Con idéntica categoría y ralea: hay imágenes coloquiales y animismo en las rimas y hay ecos de la tradición oral y hay polimetría y un ritmo muy cantarín y atrayente. Hay técnicas para llamar la atención sobre el poema y brujas y  tesoros, hay regalos y consejos y cucuruchos de ideas. Y poetas y dolor caramelizado. Hay, como en un almanaque cotidiano, primavera y lluvias, abrazos y abrigos, relojes y escuelas, suspiros y amapolas. Y muchos ingredientes para memorizar, otro de los aspectos imprescindibles para engrosar la imaginación y para formar a seres lo menos ofuscados posible en un futuro. Y mucho condimento también para enganchar y escudriñar con y en el lenguaje, porque este Bolso de Niebla porta escondido un aguijón para avivar entendimiento y sentidos, para aficionar a la sonoridad de los vocablos y su colocación certera en el verso. Cada composición es una invitación al vuelo de las escobas mágicas de la literatura. Cada verso, un fleco de abracadabra cultural.  
Por eso también en este Bolso de niebla transpira una confirmación de que lo fantástico no es contrario de la realidad, sino que es sólo una representación de ella muy abundante en significados. Todo el libro es en sí mismo un ir y venir de la realidad y la fantasía, un juego, que es la ocupación favorita en los años de infancia, pero un juego que instruye, en unas ocasiones con cadencia de acertijo y con modulación afectiva y cercana en otras. La autora sabe perfectamente que el espíritu inventivo y la intuición desempeñan un papel importante en la creación y que la creación es por antonomasia generadora de ilusión y optimismo. Rosa, y me apropio de sus palabras, también imagina y edifica, por si pudieran emularla y con esa imaginación que crea incita en muchas páginas a “hacer sopa de magia”, a “abrir libros secretos”, a “poner migas al porvenir”, a cursar “cursos de magia y justicia”…, en definitiva, a alimentar con fantasía la realidad que nos rodea; con quimera y con un diseminado y buen estilo, pues no faltan intencionadas anáforas ni exclamaciones entusiastas, ni metáforas muy francas, ni enumeraciones dicharacheras. No se ausentan discursos y códigos variados, concatenaciones bien didácticas ni elipsis compinches ni, en fin, el arma de la palabra para invocar la paz, la admiración por la naturaleza,  la ponderación de la amistad o la fe de la propia autora en la necesaria literatura.
Un libro de poemas tanto para mayores como más pequeños, aparte de respeto y profundidad de sentimientos y conjuroshadapadrinos, ha de contener mentiras verdaderas y verdades un poco mentirosas y aquí las encontramos por cualquier renglón, y muy bien engarzadas en esa espontaneidad que los pequeños explayan desde que nacen. Todas las piezas de este Bolso,sencillas y gozosas, escritas con sílabas claras y solidarias, guardan la frescura con la que, en su día, descubrimos lo maravilloso, la autenticidad que provoca lo inesperado o lo extraordinario, porque son poemas aparentemente ingenuos, pero esa naturalidad estimula y llama, transmite y fortalece la capacidad de asombro ante la vida, unas veces contándonos cosas, otras cantándonos casos y casi siempre aleccionándonos con impresiones.
Un libro de poemas, y termino en breve, encierra tantas lecturas como queramos, pero importan sobre todo la del niño atraído por la irrealidad y la del adulto ensimismado aún con la fantasía, pues es la fantasía antes y después la que nos permite dar formas sensibles a las ideas y alterar nuestro universo tanto como y cuando queramos. Y la que nos posibilita trastocar el mundo que no nos satisface y cambiar las penas por sonrisas y fantasear con los deseos y rimar los desengaños. Es decir, poesía e imaginación, entidades las dos muy por encima de nosotros, que nos elevan y redimen y nos adentran en un infinito hecho a nuestra medida, a tenor de la magnitud de nuestras aspiraciones y así… la vida es menos áspera, en opinión de Rosa: 
Uno se sienta
en la cima del mundoy ¡recita!Entonces no hay tormentasni cambios de estaciónni apenas cielos grises.Hay naves sobre el tiempo,cernícalos que atisban,libélulas vidriera…Desde arriba,a vista de cigüeña,la ciudad es más sabia,la vida menos dura…Luego, enrollo mi vozen ovillo de versos,desciendo hasta la aceray me voy a mi casa.¡Y nadie nota nada!
En definitiva, todos estos componentes tatuados por la mano, también mágica,  de Julio Antonio Blasco, cuyas estructuras increíbles y sus itinerarios vierten en este bolso un cosmos paralelo, enriqueciéndose, bolso de puntadas leves y trazo de colorido quimérico, muy recíprocamente. No lo duden, bajo estas tapas duras de Bolso bien forjado empieza un trayecto de emociones y derechos humanos, habitado por sorprendentes ilustraciones. Metan la mano en él y quédense con la impresión que más les impresione.
Aurelio González Ovies






 
 

 

14.10.15

FRUTOS DE ESTE OTOÑO
Ahí están, después de un tiempo en silencio, y bien guardados para todo el que quiera tenerlos, algunos poemas que os harán pensar, recordar, viajar...
Ha habido suerte y el sueño de tantos de vosotros ya está en la cesta del otoño. ¡Mañana lo abriremos...junto con otros secretos! Y es que... no podía ser menos. Va por vosotros, los de mis clases, primero. Y por los vecinos de cerca y de lejos, luego. Ya podéis dedicaros, como siempre, a revolver en mi bolso que, como siempre, es vuestro.
Gracias, Marilis Álvarez, por el diseño de otoño tan acorde con la tierra y el tiempo.

1.8.14

POETAS Y MAESTROS EN CLASE.

 
Azar es una de esas palabras que me gustan, es un sonido que me lleva, de persona en persona, de lugar en lugar, a coleccionar vivencias especialmente intensas.
Y hoy, de nuevo, ha actuado con un salto en el tiempo.
Hacía mucho tiempo, tal vez demasiado, que no me asomaba a esta ventana de mi clase para ver qué sucedía, qué rondaba por este lugar que en otro tiempo era de visita habitual para nosotros, los que estábamos viviendo continuamente actividades y realizando encuentros emocionantes.
Hoy, recogiendo imágenes de Internet, que guarda memoria de lo que a nosotros se nos va acumulando en diferentes soportes, regresé a Baeza de golpe y sorpresa. Y volví a clase de veras.
Y no quiero dejar pasar la ocasión para abrir la ventana de nuevo, ver que las plantas siguieron su ciclo natural habitual. Unas se resecaron. Otras, las más valientes, se adaptaron a las circunstancias del barbecho y, aprovechando soles, vientos, lluvias, nieves y los movimientos naturales de las estaciones, extendieron sus zarcillos y treparon por el tiempo con sorpresa y energía.
Y hoy, de un salto, como si todo el tiempo se hubiera anulado, regresamos a clase, a otra clase juntos.
No es un aula cualquiera ni tampoco lo son mis serios compañeros de fila.
 Es el aula de Don Antonio Machado en Baeza.
Y son mis compañeros maestros, como yo.
Y alguno hasta poeta.
Un abrazo, Mariano Coronas.
Un abrazo, Antonio Gª Teijeiro.
Un GRACIAS de todos nosotros, don Antonio, por ayudarnos a hacer que nuestras aulas no fueran como aquella del invierno usted describía.


18.7.13

SORPRESA VERANIEGA

Seguro que todos andais por la playa, haciendo rutas de montaña, disfrutando de estos excelentes días del verano astur, verdadero regalo bien merecido.
Entre tanto Virginia y yo hemos estado esta mañana en el programa El Tren de Radio Langreo hablando de vosotros, de Lleva un libro en la Maleta, de los niños y niñas que recibirán emocionados tantos y tantos libros como han salido de nuestra clase, del galardón de Leer.es como Buena Práctica Iberoamericana de Lectura conseguido por el Programa.
Hemos contado cómo empezó todo y cuántas alegrías nos estamos llevando desde hace ya cinco años, qué emociones hemos vivido y cómo nos gusta pensar que, después de ellos y de nosotros, habrá más personas interesadas en COMPARTIR la emoción de la lectura.
Ya han llegado a Rep. Dominicana muchísimos de los poemas, cuentos y trabajos que se enviaron en las dos últimas visitas de Virginia Read Escobal. Y regresa a Rep. Dominicana "El cuento del cafecito" que fue el primero de los libros que ella leyó en la clase a los compañeros que comenzaron el ProgramaPasadlo muy bien en las vacaciones y  ¡NO OS OLVIDEIS DE LEER POESÍA!
http://www.goear.com/listen/914cbd0/conferencia-virginia-r-escobal-ma-rosa-serdio

17.6.13

NOS ESTAMOS YENDO...TODOS.

Así, despacito, entre despedidas y encuentros, entre adioses y holas vamos dejando acabar el curso.
Ya sé que no hemos actualizado desde...¡ay!¡Cuánto tiempo sin decir ni palabra pero viviéndola cada día porque sabemos que no hay vuelta atrás!
Tenemos alguna deuda con los que de cuando en cuando pasan, con los que nos tienen enlazados en sus páginas, con los que nos leen desde muchas partes pero...
Creedme si os digo que en algún momento del verano, cuando pase todo este final de Primaria, cuando las aguas vuelvan a correr mansas, entonces, habrá un RECORDATORIO de lo mucho que callamos en todos estos meses de puertas cerradas, de lecturas densas, de visitas inolvidables, de proyectos realizados, de los inacabados que ahora parecen florecer...
No ha sido NADA fácil, para ninguno de nosotros, mantener la calma en un mar bravo y exigente pero...no hemos volcado, parece que el viento amaina y sopla compañero en estos días finales.
No hay prisa. Tenemos SECRETOS guardados en el corazón pero...¡Qué sería de la vida si no reservásemos, aunque fuera durante un tiempo, lo importante para nosotros!
Gracias por la COMPRENSIÓN y sabed que seguimos ruta juntos.

18.4.13

ASTURIAS - NEUQUÉN: BILLETE DE VERSOS.

CRISTINA RAMOS, NOMINADA AL ANDERSEN POR ARGENTINA y POETA DE ANDAR POR NUESTRA CLASE.
 Ayer acariciaba dos de los libros de Cris Ramos que ella me envió como regalo maravilloso: "Maíces de silencio" y "Patitas y alas" mientras ordenaba la clase para lo que resta de semana.
Los niños y yo los tenemos en gran aprecio y los hemos leído, comentado, visto por dentro para aprender a sentirlos, recompuesto y querido desde la primera lectura de "Papel de caramelo"
Este papel que te di
envolvía un caramelo.
Ahora envuelve aire de cielo
con una gaviota en vuelo
y el beso que no te di.
 Junto con su "Corazón de grillo" llegado de su Neuquén natal gracias a otro argentino, Ricardo Manente, artista de los panes, y hallado gracias a las palabras-deseo de su hija Ana Manente, hace de esto cuatro años, son de esos libros con historia detrás que abundan por la clase. O sea, casi libros-milagro que demuestran la redondez del PLANETA PALABRA.
Hoy me llega la noticia de que, allá en su Neuquén residencial, se han conocido Cristina y Ricardo pero aún no sé la sorprendente manera en que se ha realizado el encuentro. Sospecho que las PALABRAS algo han tenido que ver porque estos días, de mucha emoción para todos, en los que la poeta ha sido nominada por Argentina para el Premio Andersen, presentaba en su tierra nuevas obras y sospecho que por ahí mismo fue el encuentro.
Sea como haya sido, de nuevo ha funcionado la magia. Eso es lo que Cristina Ramos me ha escrito y no seré yo la que, sabiendo cómo van estas cosas de los hados y sus señoras, contradiga ni una palabra.
 ¡¡Para todos nosotros ha sido una felicidad saber de su nominación al Andersen!!

Y una nueva maravilla la de conocer ese ENCUENTRO en la POESÍA más grande: la vecindad.
 Gran abrazo de la talla 23 les enviamos hasta Neuquén

Y esperamos que Ricardo nos desvele el secreto. Gracias.
 http://www.lmneuquen.com.ar/noticias/2013/4/18/con-peso-emotivo_184476

16.4.13

Mª Rosa Serdio, maestra y poeta, responde

Publicado por Anabels
Mª Rosa Serdio, maestra y poeta, responde con generosidad a estas diez preguntas en torno a su labor como creadora. Su poemario Colores y más colores es un perfecto ejemplo de la buena poesía infantil actual.
Mª Rosa Serdio, maestra y poeta, responde con generosidad...
  1. ¿Cómo definirías la poesía infantil?
  2. ¿Crees que hay una división clara entre poesía infantil y poesía para adultos? ¿Qué marca esa diferencia?
  3. Menciona algún poeta que te haya impactado especialmente a la hora de escribir.
  4. ¿Por qué crees que se publica tan poca poesía infantil?
  5. Recomiéndanos algún poemario de poesía actual.
  6. ¿Piensas que a los niños les gusta la poesía? ¿Por qué?
  7. ¿Cómo valoras la crítica literaria actual?
  8. A la hora de escribir, ¿te planteas tus posibles receptores?
  9. ¿Por qué crees que la poesía sigue siendo un género minoritario?
  10. ¿Por qué o para qué escribes poesía?

1. Para mí poesía es esa clase de texto, en prosa o en verso, dotado de un juego rítmico interno o expreso, de un universo propio, que hace que los niños jueguen y se diviertan con las palabras o descubran sus propios juegos literarios, mientras van accediendo a un imaginario de tradición, sentimental o emocional al que otros textos no logran llevar al lector u oyente.

2. La división la establece inicialmente el nivel de lectura y comprensión que establece el texto. Si al niño se le anima a escuchar poesía desde pequeño, se le lee, se juega con ella, se le van presentando a los autores y abriendo poco a poco el camino a la comprensión de los mundos poéticos, bifurcado y rico, el niño puede llegar a leer a autores normalmente clasificados como de adultos a edades bastante tempranas.
Naturalmente, hay autores que se abren, por así decirlo, con más facilidad y en los que los niños entran de forma festiva y emocionada para quedarse a jugar a sus anchas a soñar o a inventar. Quizá sea la complejidad textual o temática la que ponga las barreras. Los recursos estilísticos que use el autor, el mundo de imágenes o metafísico que exprese, su riqueza filosòfica, el juego de la palabra puede hacer de puente o de escalada hacia la cumbre. Cada poeta es un mundo, un laberinto, y a cada uno de ellos se accede por caminos muy diversos de comprensión o empatía.

3.Cuando se es niño impresionan todos, especialmente los regidos por normas métricas. Verdaderamente dan miedo los grandes clásicos a los que luego se entra por el humor, la mitología, la historia y otros conocimientos que se van adquiriendo. A mí me impresionaron siempre los que, muertos tan jóvenes, han dejado una obra poètica inmensa, y no hablo de más o menos extensa. que parece haber recorrido tantos mundos en tan poco tiempo: Keats, Baudelaire, Lorca, Hernández. Y si se trata de poesía infantil, los autores que hace que prendan los deseos de ponerse a imitar su forma de hacer: Mª Elena Walsh, Ana Mª Romero Yebra, Antonio Gª Teijeiro, Aurelio G. Ovies, Marina Romero, Ángela Figuera...¡Es que hay varios mundos a este lado y al otro del océano!Yo recuerdo aún de memoria textos de Germán Berdiales, de Amado Nervo o de Gabriela Mistral que estaban en los libros de clase. ¿Quién está ahora de los nuevos poetas españoles para niños?

4.No se publica poca poesía infantil pero se publica poca que permanezca como buena.
Me refiero con ello a libros que los niños puedan entender y disfrutar sin mediadores, tomando y dejando poemas a salto de lectura.
Hay bellas reediciones de clásicos, de un poema por libro, que nunca plantean riesgos pero sería necesaria una auténtica labor de investigación, por parte de las editoriales, para hacer llegar a la luz libros con textos mejores de nueva creación. Hay mucha complacencia y mucha ilustración que, a veces, no nos deja ver el texto o también textos decididamente ñoños que dejan bastante fríos a los lectores, al menos a los de mi clase.

5. A mí me encantan, entre muchos otros, “Los poemes de Pillo” S.M. una antología de poetas actuales para niños. “Abezoo” de Carlos Reviejo, un libro de fondo de mi biblioteca de poesía infantil, la antología en tres tomos, “Tungairá” “Alibarú” y “Pajarulí” realizada por José Mª Plaza para Everest donde hay gradación, calidad y buena ilustración, “Versos con alas” de Antonio Gª Teijeiro y “Volando por las palabras”, la Colección Caracol de la Diputación de Málaga con libros muy al alcance de los niños como “Versos muy frescos” de Alicia Borrás o “Versos diversos” de Antonio Gómez Yebra, este último pegado y repegado en mi clase por citar unos pocos nada más. http://www.cedma.com/catalogo/colecciones/caracol.html
¡Es que a mí la poesía para niños me parece insustituible en clase! Cada año me hago una Antología de los poemas que van saliendo a ser degustados por propia voluntad-he llegado a creer- y, para mi sorpresa...cada año es diferente de acuerdo a los niños que formen el grupo aunque haya autores que siempre tienen la suerte de ser elegidos.

6. La poesía gusta a los niños y mucho. Sucede que los mayores no les acercan a ella por miedo o desconocimiento cuando no hay forma más sencilla que una buena lectura de regalo. Tal parece que la poesia fuera un escaparate de chucherías y temieran crearles una adicción. Y luego...es que ellos tampoco han sido heridos por el misterio del verso, así que todo se trata de un milagro. Y si surge es puro éxtasis. La poesía gusta porque es juego, es proximidad y magia, es lo que es y lo que no es, sirve para hablar de todo, es un sinsentido consentido, es un texto manejable, domable, que dura en significados, que no se agota en una lectura, que se aprende y se pega a uno...Es un texto...de compañía. Hay gente que ama a los perros y a los versos...Otra no.

7. La crítica es muy complaciente porque se realiza entre amigos. No hay crítica especializada e independiente a la que acudir, todos sirven para hacer críticas y reseñas, hoy por ti y mañana por mí... Y, en este maremágnum de blogs y páginas, lo que más se repite es lo que se dice que vale. Y la calidad va por otros filtros sean textuales, de recursos, temáticos, de conexión con el mundo onírico infantil... Yo leo mucho para mí y les leo mucho a los niños en clase. Demasiadas veces coincido poco con lo que las llamadas críticas me dicen de esos libros y tampoco coincide lo que me dicen mis lectores. Es que soy de los privilegiados que tengo críticos de pradera, críticos de andar por clase. Hay libros que se han hecho con premios muy importantes que no son para niños y los niños lo dicen claramente. Hay premios de Poesía para Niños en los que se “descubren” y premian a autores que jamás han escrito para niños. A mí esto me sorprende muchísimo. Pueden estudiarse bibliografías de premios en concreto que nos hablan de este sinsentido.

8. Yo escribo habitualmente para los niños de la clase o para los de otros compañeros que pasan por el blog o a los que regalo poemas. Alguna vez también escribo porque llega un verso y se posa o porque quiero regalar a algún amigo un libro personal por alguna razón concreta. En el caso de los niños, como los tengo a mano, les leo lo que voy haciendo. Otras veces, sin más, lo cuelgo en el blog de clase o se lo regalo para tratar de descubrir cómo les cae el texto, qué me preguntan al respecto, si quieren hacer cosas con el texto (aprenderlo, jugarlo, dibujar, transformarlo, rapear, hacer postales, mandarlo a los poetas amigos). Y siempre dan en el clavo. Saben lo que tiene don. Y si ellos lo sienten, entonces...todo marcha. Y, cuando es para presentar a alguna editorial, entonces ya...entraríamos en el capítulo de la petición de milagros. Nunca se sabe cómo va a funcionar un texto ni cuándo se convertirá en esa otra cosa llamada libro de poemas.

9. Lo sensible, los mundos inasibles, lo imaginativo, lo infrecuente siempre ha sido minoritario. A la inmensa minoría, dedicatoria de Juan Ramón Jiménez... y ahí seguimos. No estamos solos pero...estamos menos concurridos, más ensimismados o más lejos de los caminos trillados. ¿Alguien se imagina el día en que un best seller sea un libro de poemas?

10. Yo escribo porque me gusta escuchar lo que me cuentan las cosas y los lugares. La poesía me ayuda a explicar cosas difíciles a los niños, a regalarles palabras que no suelen aparecer por sus días con normalidad...a buscarle las vueltas al lenguaje. Me proporciona una forma de relacionarme con el día a día más mágica, más intensa y, al tiempo, más liviana y directa. Me gusta escribir poemas porque sé que no son necesarios, aparentemente, y, sin embargo, siempre llegan cargados de dones imprevistos.

15.4.13

AGUA PARA ESCRIBIR POEMAS

Estos días estamos hablando en clase de cosas muy especiales.
Una vez más estamos descubriendo libros de poemas secretos, de esos que aún NO existen en España, que tal vez NUNCA se publiquen aquí...aunque lo deseamos de verdad porque son una delicia para las emociones.
Nosotros los tenemos gracias a la GRANDEZA de amigos POETAS de más allá del Atlántico, gracias a amigos que siempre estiran sus versos hasta llegar a conmover las veletas, a poner rosas en los labios de los marinos, a tomarse el tiempo de SEMBRAR en clases lejanas sin más objetivo que hacer VIVIR la imaginación.
¿Verdad que sabeis de qué habla el gran Jaime SABINES en estos renglones?
Mañana nos ESCUCHAREMOS de nuevo y será la FIESTA de los VERSOS escritos con agua.

14.4.13

POESÍA QUE PASA...¡BUENA SEMANA!

ARRIBA...ABAJO
Mª Rosa Serdio
Uno se sienta en la cima del mundo
y ¡RECITA!
Entonces no hay tormentas
ni cambios de estación
...
ni apenas cielos grises.
Hay naves sobre el tiempo,
cernícalos que atisban,
libélulas vidriera...
Desde arriba,
a vista de oropéndola,
la ciudad es más sabia,
la vida menos dura...
Luego, enrollo mi voz
en un ovillito de versos,
desciendo hasta la acera
y me voy a mi casa.
¡Y nadie nota nada!
 

12.4.13

MENSAJE DE LA MAESTRA PARA ESTE DÍA DEL LIBRO INFANTIL

 
AVISO PARA CELEBRANTES
Mª Rosa Serdio
Cuando los niños se suban LIBREMENTE a los autores como si fueran un cerezo en cualquiera de las estaciones del año, sabremos que sus libros tienen las tentaciones de lectura bien distribuidas, la suficiente fronda, los frutos dulces de la precisión y la aventura depositados con belleza y saber, con alegría y altura, con los espacios SIEMPRE necesarios para, a través de las ramas, continuar divisando el cielo y los pájaros, las nubes, los... meteoros y si la noche llegara, por entre ellas, alcanzar el lucero primero que pudiera, de su mano de luz, conducirlos a casa.
Un libro habría de ser SIEMPRE la escalera de entrada al alma de su autor. En caso contrario, hablaríamos de un objeto más o menos bello.
Entonces hablaríamos no de caminos a la LIBERTAD sino de otros itinerarios contratados por agencia.
¡Elija cada quien su modo de perseguir lecturas pero pensemos, antes y siempre, en el RESPETO que DEBEMOS a los NIÑOS!


11.4.13

2 DE ABRIL DÍA DEL LIBRO CON VIRGINIA READ EN OVIEDO. INVITACIÓN

RECIBIMOS UNA INVITACIÓN PERSONAL PARA ACUDIR A CELEBRAR EL DÍA DEL LIBRO INFANTIL.
¿OS GUSTA ?

CON LAS MANOS EN LA MASA: Trabajo de grupos