Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.

2.6.09

MEMORIAS DE UNA GALLINA

Cuando nuestra entrañable amiga la escritora Concha López Narváez publicó sus deliciosas Memorias de una gallina continuadas con El gran amor de una gallina y Aventuras de Picofino, la trilogía de la vida en su gallinero y las siguentes hazañas de sus geniales protagonistas, mucho antes de que se pusieran de moda las grandes trilogías temáticas, NADA hacía presagiar el suceso vivido hoy en el colegio.
Pasada ya la temporada de matrículas, nos hemos llevado la sorpresa de ver una elegante ave campando por la pista cubierta con su plumaje más elegante y bien temprano, mucho antes del toque de entrada.
No sabemos si sólo fue un intento de vivir una aventura titulada Más allá del gallinero o su afán de cultura la animó a adentrarse en los terrenos del colegio.
Sea como sea, nos sirve de excusa perfecta para recordar esos fantásticos libros y enviar un saludo y nuestro cariño a Concha y a ANAYA, editorial donde están publicadas esas obras.
En la foto los compañeros de QUINTO exhiben su botín de plumas que, con todo cariño, entregaron al conserje para su liberación. La gallina no ha llevado deberes pero tal vez escriba, en sus Memorias, la aventura de hoy.

1 comentario:

ASUNCION dijo...

No, si ya digo yo en mi entrada que lo que no os pase a vosotros, no le pasa a nadie. O....¿será que vosotros sois capaces de transformar en EXTRAORDINARIO lo cotidiano, lo simple, lo ordinario en toda su extensión?...Claro, tanta lectura de libros de aventuras tiene que causar "graves y permanentes" efectos secundarios, algunos de ellos, estoy segura y sino...al tiempo, de caracter "irreversible"
Un cálido abrazo de papel, también para la gallina.